Etiquetas

Baile regional de Sevilla extendido por toda España, que se canta y baila según la estructura de las seguidillas. Aunque no es un palo flamenco, reúne tantas características de ese género que fácilmente se confunde como tal por el oído incauto o poco acostumbrado.(*)(**)

Os propongo una serie de entradas con temática de sevillanas.

Índice

Origen

En textos antiguos se vinculan a las sevillanas con las seguidillas manchegas, llegando incluso algunos a presentarlas como una variedad de dichas seguidillas. Las sevillanas como género aparte se denominaron oficialmente en el año 1884 cuando en el Diccionario de la Lengua Española se incluye por primera vez el término de sevillanas.
A partir de estos años desaparece el término de seguidillas manchegas para aparecer en su lugar el de sevillanas.

Pues, las sevillanas como tales podemos nombrarlas en Sevilla, segunda mitad siglo XIX, propio de ferias y romerías y, en la antigüedad, se bailaban en los corralones de vecinos y patios.

Las sevillanas son un baile folclórico que, como tal, sigue una estructura fija que se baila siempre más o menos igual, aunque existen diferentes modalidades. A modo anecdótico, quiero destacar por su diferenciación y espectacularidad las sevillanas rústicas: de Marchena y jotillas nazarenas de Dos Hermanas. En esta variante casi perdida, es curiosa la coreografía que conserva ese aire de pueblo, más rústicas, más de campo: se nota en la manera de bailar más a saltos, más viva que en la capital hispalense.

JOTILLAS NAZARENAS: nazareno es el gentilicio de Dos Hermanas, y lo de jotillas es porque se bailan como si fueran casi jotas de pueblo, aunque sean seguidillas sevillanas.

MARCHENERAS: también llamadas aceituneras, son del pueblo de campiña sevillano de Marchena. La Asociación El Roete, de la dicha localidad, quiere recuperar las tradicionales sevillanas marcheneras, que giran en torno a la recogida de la aceituna y el verdeo, y se ha encargado de recuperarlas, recopilar letras y trajes típicos del baile marchenero. Son las únicas sevillanas propias de Marchena y una de las pocas variantes de este baile universal, que se conserva sobre el baile original junto a las boleras.

Las sevillanas de la escuela bolera sevillana son en realidad tres coplas de seguidillas descendientes directamente del bolero que, aunque tienen ascendencia popular se bailaban muy poco porque tenían que ser aprendidas con técnica académica. Son especialistas Ángel y Rafael Pericet, en Sevilla a finales del XIX, que, a su vez las aprendieron de Amparo Álvarez la Campanera. Se bailan con ‘trenzado o salto’, por lo que a nivel popular se conocieron por sevillanas de los saltos. Se aprecia una técnica muy limpia en el siguiente video de sevillanas boleras de la película Sevillanas de Carlos Saura.

Más información en:

No te pierdas la siguiente edición sobre las sevillanas “Hoy en día”.

Anuncios