Etiquetas

, , ,

Se acaban las vacaciones y volvemos a la rutina de las clases de danza.

Tu primera clase de ballet después del parón del verano ha ido peor de lo esperado. A pesar de que fuiste a ese cursillo en julio, y de ponerte a bailar de vez en cuando, no has conseguido mantener el tipo y tu nivel, respecto a cuando acabó el curso, es inferior.

Y piensas “Vaya fiasco. Me voy a poner a estirar como una loca ya”. ERROR.

Según un artículo publicado en la revista DANCE, el sobre estiramiento tiene consecuencias peligrosas. La búsqueda por alcanzar la máxima flexibilidad lo antes posible pone el peligro la fuerza y estabilidad de nuestros músculos, condiciones tan necesarias para los saltos y equilibrios; debilitando nuestro cuerpo.

Edgar Germain Hilaire Degas 005

No realices estiramientos estáticos antes de calentar (por estático se entiende más de 30 segundos). Esta forma de trabajar la flexibilidad solo funciona en caliente. Esto se debe a que al intentar estirar un músculo frío lo que realmente hacemos es forzar los ligamentos y articulaciones.

En lugar de eso, se recomienda hacer una rutina de estiramientos dinámicos después de un calentamiento general breve (lo suficiente para que la sangre circule bien por el cuerpo). Mantén los músculos en movimiento mientras estiras: hará que calientes los músculos mientras los destensas, a la vez que aumenta tu pulso cardíaco gradualmente. Una barra de ballet puede trabajar de esta manera, realizando las respiraciones adecuadas. También se pueden realizar secuencias de ejercicios tipo “saludo al sol” (yoga).

Grace in winter, contemporary ballet

Recuerda que para conseguir un grand battement o developpé más alto necesitas no solo flexibilidad, sino estabilidad y fuerza también. Tu pierna subirá más si trabajas la flexibilidad y la conexión con tus abdominales por igual.

Además, el estiramiento de los músculos debe ser compensado en todo el cuerpo: por ejemplo, si estiras la parte posterior del muslo, que no se te olvide la de delante (digamos los cuádriceps), ya que a la larga puede sobrecargues la parte no estirada, y sobre estires la otra. Y este tipo de desequilibrio puede desencadenar lesiones.

Mi consejo es que escuches a tu cuerpo y trabajes de menos a más, tratando se superarte día a día un poquito. Para mejorar la condición física se necesita constancia, y las brusquedades solo te retrasarán. ¡Sin prisa, pero sin pausa!

Fuentes

Anuncios