Etiquetas

,

Voy a dedicar una serie de entradas a desgranar las diferentes etapas de la Escuela Bolera. Basándome en mi documentación (la cual procuro indicar al final de cada entrada), distingo las siguientes fases:

 Precedentes de La Escuela Bolera

A mediados del siglo XVI se comienza a realizar una adaptación teatral de danzas, bailes y ritmos populares. Esta codificación, que tecnificaba y daba nombre a los pasos, figuras y posiciones, se desarrolló y enriqueció especialmente en Andalucía.

Anónimo. Pareja bailando el bolero.

Anónimo. Pareja bailando el bolero.

El primer baile de extracción popular que los maestros de baile codifican o “reducen a principios y reglas sólidas”, como entonces se decía, es el canario: un baile de “chapines”, en el que uno de sus rasgos más significativos era el zapateado. Ocurrió en el siglo XVI e inmediatamente después subieron a los escenarios teatrales versiones codificadas y edulcoradas de los bailes más atrevidos, picarones y populares: la jácara, la zarabanda y la chacona. Un siglo después, lo hacían las seguidillas, la montoya, la tárrega y la capona. [1] Bailes que fueron ya propiamente denominados como de Escuela Bolera.

Muchos fueron y muy diferentes los bailes populares que se interpretaron desde el siglo XVI sobre los escenarios de los teatros. Los hubo de todo tipo y origen, pero los que siempre se llevaron la palma del éxito y la popularidad, los que causaron verdadero furor, fueron los que habían nacido en Andalucía o, procedentes de muy remotas tierras, aquí se habían aclimatado y crecido. Puede, por tanto, decirse con todo rigor, que los bailes andaluces constituyen la columna vertebral de la Escuela Bolera. [2]

seguidillas boleras¿Influencia del ballet francés?

Puede ser, pero por ejemplo las seguidillas fueron un baile popular existente antes de toda esta tecnificación bolera; por lo tanto, lo que ocurrió fue que este baile supuso un estímulo y reto artístico para los maestros de la escuela española, al crear una serie de pasos y mudanzas cada vez más complicados, a los que se añadía la cadencia estética del país, difícil de imitar por otras culturas. No obstante, sí que existe una simbiosis entre la escuela bolera y el ballet europeo. Aclararemos más sobre el tema en la próxima entrada. (Haz clic aquí para ir.)

Citas y fuentes:

  • [1] Expediente de la escuela bolera para su declaración como bien de interés cultural. (Enlace a descarga del expediente en formato PDF)
  • [2] La Escuela Bolera Sevillana, Familia Pericet. De Marta Carrasco.
  • Mis caminos a través de la danza, Mariemma (Tratado de Danza Española).
Anuncios