Etiquetas

,

2-e1496776277411.jpgEl pasado fin de semana, en el incomparable marco de la sierra de Aracena, Almonaster La Real brindó el espacio para unos días de festival fabulosos. Un ambiente lúdico sano, con música en directo, en el cual no había canción ‘que no gustase bailar’, pues todas estaban pensadas para ello; siempre habiendo alguien que iniciase el baile.

4Talleres que complementaban la verbena, haciendo de ella una experiencia completa y única. Para alguien como yo, que ha descubierto el folclore en un conservatorio, experimentarlo en directo es una agradable sensación: ver a personas no relacionadas con la ‘danza oficial’ interesarse por bailar seguidillas, jotas o charros; disfrutarlos en directo, debajo del escenario en vez de subidos en él; en definitiva, folclore vivo, o folclore en el más estricto significado de la palabra.

Podría dedicar el resto de la entrada a hablaros sobre la organización, CIMBREA, o sobre los grupos de música, o sobre los monitores del apretado programa de actividades y talleres… Pero ese viaje de descubrimiento lo podéis hacer solos a través de los enlaces abajo indicados. Lo REALMENTE importante de este festival es el incomparable conjunto humano que es de lo que se trata, de las personas. Voluntarios, músicos, técnicos, organizadores y, por supuesto, participantes. Por encima de la música de calidad, de danzar, de pasárselo bien, conocer gente, hacer turismo gastronómico respetando el ambiente… Ante todo, me llevo la magia de la convivencia y agradable asombro de compartir el deseo de vivir el momento de verdad (nada de sacar el móvil, por favor).

Así que ya sabéis, en junio del año que viene… ¡A cimbrear!


Enlaces de interés:

Anuncios